Cómo Hacer PRISTIÑOS

Cómo Hacer PRISTIÑOS

Este es un típico postre servido en Fiestas de Quito, es una receta fácil de preparar, rápida y deliciosa, hoy te enseñaremos como hacer pristiños.

Hola amigos y amigas yo soy Christian, bienvenidos a Sello Azul, tu blog donde aprenderás increíbles tips y recetas, si quieres ver más posts como este, no te olvides de darnos like y seguirnos en Facebook, Instagram y YouTube.

Para la masa necesitaremos:

500 g de harina
3 cdas de mantequilla
3/4 de cdta de azúcar
1/2 cdta de sal
1 1/2 tazas de agua caliente
Una pizca de Bicarbonato Casero Sello Azul
1/2 litro de aceite

Para la miel necesitaremos:

1/4 de raspadura redonda
2 tazas de agua
1 rama de canela

Paso 1: Diluimos la mantequilla en el agua caliente.

Paso 2: Agregamos el azúcar y la sal, y mezclamos hasta disolver.

Paso 3: Aparte cernimos la harina con el Bicarbonato Casero Sello Azul para mezclar uniformemente. El bicarnonato de sodio ayuda a dar más esponjosidad a la masa. Puedes encontrar Bicarbonato Casero Sello Azul en Kywi, Supermaxi, Mi Comisariato, Tía, Santa María y nuestra tienda online: https://www.selloazul.ec

Paso 4: Colocamos la harina con el bicarbonato de sodio sobre una mesa limpia, hacemos un orificio en la mitad y agregamos la mezcla que hicimos anteriormente.

Paso 5: Amasamos hasta formar una masa homogénea y suave.

Paso 6: Cubrimos la masa con un mantel seco y dejamos reposar durante 45 minutos.

Paso 7: Formamos bolitas con la masa y las extendemos con un rodillo dándoles una forma alargada.

Paso 8: Hacemos pequeños cortes alrededor del borde de la masa y después juntamos los dos extremos de la masa formando un círculo con ella.

Paso 9: Aparte calentamos el aceite, y una vez que esté listo, freímos las masas hasta dorar.

Paso 10: En otra olla hervimos el agua, la raspadura redonda y la canela.

Paso 11: Dejamos hervir hasta que se se forme una miel espesa y cernimos.

Paso 12: Servimos los pristiños con la miel.

Así es como hacemos los tradicionales pristiños, nos vemos en el siguiente post. ¡Qué viva Quito!